Evaluación de Suelos

 

Tema 1. 1 Evaluación de Suelos: conceptos. 2 Parámetros evaluadores. 3 Sistemas de evaluación. 4 Evaluación general de los suelos. 5 Bibliografía. 6 Test.
 
 

 
2. Parámetros evaluadores
 
La Evaluación de Suelos se puede realizar de manera directa o indirecta. En el primer caso la evaluación se desarrolla a partir de ensayos de campo (fincas experimentales o muestreos aleatorios en campos agrícolas), o usando datos de producciones proporcionados por los agricultores y cooperativas, o bien de estadísticas agrícolas. Estos datos suelen ser locales, de baja casuística, a veces poco fiables y en general de muy difícil extrapolación (además si se quiere cambiar de uso es posible que no existan explotaciones de ese uso en la zona). Es por ello que normalmente la evaluación se realiza de manera indirecta en base a las propiedades de los suelos, asumiéndose que la productividad de un determinado suelo depende de las propiedades de este y de su nivel de manejo. Las evaluaciones así calculadas deben validarse finalmente con datos reales de producciones.
 
            Al calcular  la Evaluación de Suelos de una manera indirecta, resulta evidente que para definir un grado de aptitud no bastará con elegir una sola propiedad sino que se requerirá un grupo de propiedades, posiblemente cuanto más amplio mejor. Las propiedades a elegir dependerán del uso que se le quiera dar al suelo. Los valores de estos parámetros evaluadores se pueden obtener por medios muy diferentes (datos de satélites, mapas, bibliografía y directamente en el campo o en el laboratorio) y con un grado de precisión muy diferente.
 
            Estas propiedades se pueden agrupar en tres categorías: intrínsecas, extrínsecas, y de nivel de manejo.
 
2.1. Propiedades intrínsecas son todas aquéllas inherentes al suelo, como los datos físicos y químicos, que se determinan de manera puntual y que, mediante la creación de un margen de variabilidad, son extrapolables a una superficie de mayor o menor tamaño. La extensión y los márgenes establecidos dependen estrechamente de la escala, nivel de conocimientos y medios disponibles.
 
            Como caracteres intrínsecos del suelo se usan: profundidad, textura, fragmentos gruesos, estructura, permeabilidad, drenaje interno, hidromorfía, aireación, reserva de agua, materia orgánica, nutrientes, sales solubles, capacidad de cambio, pH, grado de saturación en bases, aluminio tóxico, salinidad, saturación en sodio, mineralogía y horizonación.
 
2.2. Propiedades extrínsecas son aquéllas que definen el medio en el cual se desarrolla el suelo, como son, relieve, clima, vegetación, etc, y que justifican la ampliación del concepto “suelos” hacia el de "tierras".
 
            Como caracteres extrínsecos al suelo más frecuentes tenemos: inclinación de la pendiente, pedregosidad, rocosidad, drenaje externo, erosión, pluviometría y temperatura.
 
2.3. Factores de explotación y socioeconómicos
: esta categoría corresponde a todas las prácticas de explotación actuales, potenciales y consecuencias de toda índole (económicas, sociales, políticas, etc.) que estas prácticas acarrean en el medio considerado. En este grupo se incluyen un conjunto de parámetros de muy diversa índole: niveles de manejo del suelo, producciones, tamaño de las fincas, ventas, costos, red viaria, mercado, etc. Es en este apartado donde el edafólogo encuentra serias dificultades y se hace necesaria una contribución interdisciplinaria.
 

Portada servidor | Indice | Anterior  | Siguiente