CARTOGRAFÍA DE SUELOS

 

Lección 1. Clasificación de suelos

1. Las clasificaciones de suelos.

2. Clases de suelos según FAO.

2.1 Principios generales.

3. Leyenda Revisada del Mapa Mundial de Suelos (LRMMS). FAO, 1988.

3.1 Horizontes diagnósticos (LRMMS).

3.2 Propiedades diagnósticas (LRMMS).

4. Base de Referencia para los Suelos del Mundo (BRSM). FAO, 1998

4.1 Horizontes diagnósticos (BRSM).

4.2 Propiedades diagnósticas (BRSM).

4.3 Materiales diagnósticos (BRSM)

5. Base de Referencia para los Suelos del Mundo (BRSM). FAO/ISRIC/IUSS, 2006

5.1 Horizontes diagnósticos (BRSM).

5.2 Propiedades diagnósticas (BRSM).

5.3 Materiales diagnósticos (BRSM)

 

 

1. Las clasificaciones de suelos.

Las clasificaciones son artificios creados por el hombre para sistematizar y ordenar sus conocimientos en cualquier rama de la Ciencia.

Si bien la necesidad de la sistemática es una realidad que no admite discusión, su desarrollo en cada caso concreto ha levantado siempre las más encarnizadas polémicas. Si la clasificación en cualquier Ciencia Natural es un tema altamente conflictivo, en el caso concreto que nos ocupa, creemos poder afirmar que en pocos campos de la Ciencia hay menos acuerdos que en la Sistemática de Suelos. Este hecho se puede deber a dos causas principales.

Por un lado, si siempre resulta difícil encasillar a unos entes naturales dentro de unas clases necesariamente rígidas, la clasificación de los suelos presenta, si la comparamos con la de otros objetos naturales (como los minerales, los animales o los vegetales), unos caracteres muy particulares. La clasificación de suelos se aproxima más a la de las comunidades vegetales y a las de las rocas. Los suelos forman en la naturaleza un verdadero conjunto continuo. La separación entre las unidades es gradual, la mayor parte de las veces, y los suelos no se derivan los unos de los otros, por lo menos en el sentido en que lo hacen los vegetales y los animales. De esta manera no se puede aplicar ni el sentido de la similitud máxima en el interior de las unidades, ni el parentesco y ni la filiación.

Otro hecho de naturaleza diversa, viene a complicar el tema, la sistemática de los suelos debe resolver un doble problema. Por una parte, clasificar las unidades superiores, agrupar a los grandes tipos de suelos mundiales, suministrar un cuadro general que sirva de base a la Edafología. Por otra parte, debe proporcionar a los cartógrafos un instrumento cómodo que permita la cartografía a gran escala, para estudios muy detallados de pequeñas áreas de terreno, con finalidades prácticas.

Existen numerosísimas clasificaciones de suelos, desarrolladas bajo muy diferentes puntos de vista. Históricamente podemos destacar las siguientes.

Con base geológica: Fallou (en función del tipo de roca madre; se trata de una de las primeras clasificaciones que se desarrollaron).

Con base química: Gedroitz (grado de saturación del complejo adsorbente). von Sigmond (catión dominante del complejo adsorbente). Pallman (intensidad, dirección y elementos del lavado).

Con base climática: Dokuchaiev. Suelos zonales (evolución dependiente del clima),suelos intrazonales (evolución independiente del clima) y suelos azonales (poco evolucionados, no se conoce todavía como será su evolución).

Con bases mixtas: se utilizan caracteres diferenciantes de distinto tipo.

Con bases genéticas: grado de desarrollo del perfil, grado de alteración, tipos de humus, hidromorfía, propiedades químicas, CO3=, mineralogía ...

CLASIFICACION DE KUBIENA. Primera clasificación moderna (1953). Caracteres diferenciantes: horizonación, morfología, física, química y micromorfología. Es una clasificación muy didáctica, las clases van desde los suelos poco evolucionados a los de mayor evolución. Establece tres grandes divisiones: subacuáticos (debajo de capas de agua), semiterrestres (con hidromorfía) y terrestres (para los suelos normales). Las clases se encuentran minuciosamente descritas y espléndidamente ilustradas. Se trata de una clasificación muy importante que marcó un hito en su tiempo aunque hoy ha quedado totalmente obsoleta.

CLASIFICACION FRANCESA (1967). En líneas generales sigue la de Kubiena aunque con bases más modernas. Hoy se puede considerar también en desuso.

Con bases morfométricas: utilizan propiedades medibles del suelo, bien directamente en el perfil o analizando muestras en el laboratorio. Representa actualmente la tendencia más aceptada en las modernas clasificaciones de suelos, como la SOIL TAXONOMY y la de la FAO/UNESCO

Otras clasificaciones importantes han sido la clasificación alemana, la rusa, la canadiense y la australiana.

En España la única genuina clasificación de suelos fue presentada por Huguet del Villar en ¡1927!. Se publica en su célebre libro, "España en el mapa internacional de suelos"; al que siguieron "Suelos de España" (1929) y "Los suelos de la península Luso-Ibérica" (1937; edición internacional en castellano e inglés). A pesar de esta pionera investigación los trabajos posteriores de los edafólogos españoles no se han materializado en el establecimiento de ninguna clasificación propia para los suelos de nuestro país.

AMPLIACION

 

Presentación | Programa | Lección 1 | Anterior | Siguiente | Principio página