4. Edaforrasgos

Texturales

(textural pedofeatures)

 

Se reconocen por una concentración de una fracción granulométrica, relacionada a un transporte mecánico.

Los criterios más importantes para describir los edaforrasgos texturales son: textura y contextura interna

Las siguientes clases de tamaño de partícula se proponen para describir los edaforrasgos texturales:

Arcilla

Debido a su hábito laminar, las partículas de arcilla tienden a orientarse paralelamente. El resultado es que al atravesarlas la luz polarizada, los fenómenos ópticos de cada partícula individual se suman a los de las partículas vecinas, comportándose el dominio arcilloso orientado como si se tratara de un único cristal,

mostrando propiedades ópticas distintivas: color de interferencia, fenómenos de extinción

(el modelo de extinción es una medida del grado de orientación:

buena orientación ,

mala orientación ),

continuidad óptica, etc., que permiten hacer interpretaciones acerca del ambiente en el cual la partículas se han distribuido, así como la forma de acumularse.

Por su textura se distinguen dos tipos de acumulaciones de arcilla:

Arcilla transparente. Es una arcilla uniforme sin inclusiones de micropartículas

Arcilla impura. Constituida por arcilla que contiene partículas de tamaño limo fino

Limo. Consistente en partículas de tamaño limo.

Arena. Constituida por partículas de tamaño arena.

Arcilla y limo. Conformadas por partículas de tamaño arcilla y limo en proporciones variables

No clasificados. Constituida por proporciones variables de arena, limo y arcilla.

 

Indice | Edaforrasgos | Anterior | Siguiente | Principio página