Lección 3. Cartografía de suelos.

(con la colaboración de los Drs. Barahona Fdez y Santos Francés)

 

1. Objetivos

2. Unidades cartográficas

3. Tipos de mapas

4. Método cartográfico

5. Cartografía informatizada

 

1. Objetivos

La cartografía de suelos consiste en el reconocimiento, localización y representación en un mapa del tipo de suelos presentes en una región. Su objetivo es pues la realización de un mapa de suelos. Para ello se han de definir las diferentes unidades cartográficas de suelos de una determinada región y delimitar las extensiones geográficas que ocupan. Por tanto, un mapa de suelos representa la distribución de los tipos de suelos en el paisaje.

El levantamiento de un mapa de suelos es un proceso muy lento y laborioso. Supone: inventario morfológico de los suelos, determinar las extensiones que ocupan, clasificar a los suelos, estudio de sus propiedades, relacionar los suelos con los factores formadores y finalmente elaborar el documento cartográfico.

 

2. Unidades cartográficas.

En los estudios cartográficos conviene distinguir tres conceptos referidos al suelo: el suelo como cuerpo natural (ente real que podemos muestrear), el tipo de suelo (la clase taxonómica, según la clasificación utilizada) y la unidad cartográfica (mancha cartográfica que representa el área que ocupa el suelo).

Dada la compleja distribución de los suelos, es necesario distinguir varias clases de unidades cartográficas.

Grado de pureza. Un aspecto importante a destacar es el hecho de que una unidad cartográfica representa solo una aproximación a la realidad geográfica. Es decir, que cada unidad representa el suelo, o los suelos, más frecuentes en esa zona, pero no quiere decir que en la práctica no se puedan encontrar otros suelos distintos, si bien, si estos existen, ocuparan poca extensión.

Dentro de una unidad cartográfica se distinguen:

Suelos nominales. Son los que configuran el nombre de la unidad. Son los suelos dominantes y deben de representar, al menos, del orden del 75% (aunque en zonas muy heterogéneas o con escalas muy pequeñas este valor se reduce hasta el 50%).

Inclusiones. Son suelos ocasionales dentro de la unidad, no deberían ocupar más del 25% del área. Los suelos que ocupan menor extensión irán siendo representables a medida que se pase a escalas de mapa cada vez mayores.

Precisión de los límites. Otro concepto que hemos de aclarar es referente al grado precisión de la representación de los límites de las unidades cartográficas. En un mapa de suelos las unidades cartográficas están separadas por finas líneas, pero como sabemos los suelos generalmente no presentan límites bruscos, sino que lo más normal es que pasen gradualmente de unos a otros. Se considera que en un buen mapa de suelos, los límites entre unidades deben tener una precisión de unos 2 a 3 mm sobre el plano.

Area mínima cartografiable. En un mapa, el tamaño mínimo que debe ocupar una unidad cartográfica ha de ser de al menos 25 mm cuadrados (un cuadrado de 5 mm de lado).

 

Portada web | Portada de Clasificación y Cartografía | Lección 3 | Anterior | Siguiente | Principio página